La erosión como componente principal de la degradación de ecosistemas.  Asemafor - Soluciones Económicamente sustentables

Soluciones Económicamente sustentables

Informaciones

(02) 2 996 33 77 info@asemafor.cl

La erosión como componente principal de la degradación de ecosistemas.

Existen diversas fuentes de erosión del suelo; tales como precipitaciones intensas, vientos de alta velocidad, y pérdida de cobertura vegetal. Cuando esta última ocurre de manera artificial, principalmente por la remoción de individuos, la pérdida de suelo excede a la tasa en que los ecosistemas logran su restitución, lo que empobrece la calidad del suelo remanente en el lugar; pues se ven afectadas características como porosidad, profundidad, estructura y fertilidad. Además de afectar el lugar de origen de la erosión, el suelo que es traslocado puede transformarse en contaminante en forma de material particulado en suspensión, sedimentar cauces de agua, impedir la fotosíntesis de la vegetación cercana una vez que el polvo en suspensión decanta, poner a la población en riesgo al originarse cárcavas de grandes dimensiones, entre otras.

 

Entre los problemas nombrados, la sedimentación de cauces es un problema no menor, ya que afecta actividades que van desde la pesca deportiva hasta el transporte portuario. Como ejemplo está el registro del embancamiento del río Aysén: “…se había puesto en evidencia un obstáculo que afectaba su desarrollo en lo referido a la envergadura de las naves utilizadas, como era el progresivo embancamiento del río Aysén, que limitaba el acceso al puerto homónimo y que era una consecuencia directa del fenómeno de erosión que castigaba severamente a amplios sectores de los valles trasandinos, por razón de la pérdida de cobertura arbórea” (Martinic Beros, 2005). También existen registros de Vicente Pérez Rosales que indican que en 1857 barcos de hasta 300 toneladas llegaban hasta Valdivia (Grosse Werner, 2011), lo que deja nota de la gran capacidad que hubo en los cauces de Los Lagos.

             

Para complementar lo anterior con una visión más reciente, en el siguiente gráfico se observa el riesgo potencial de erosión en las regiones Metropolitana y Los Lagos, que evidencia por qué es importante considerar la erosión al planificar los distintos manejos que se den a los bosques del país. Resalta que el riesgo potencial de erosión muy severa es inminente en ambas.

 

Dados los antecedentes históricos y los estudios recientes de la erosión en Chile, se hace necesario tomar conciencia de los beneficios que traen las buenas prácticas de manejo  en ese aspecto; no sólo para los ecosistemas en sí, sino para las posibles repercusiones a diversas actividades a nivel país. Existen varias instituciones en el país que han estudiado el tema y dedican esfuerzos para mantener y mejorar la situación de erosión de las distintas regiones, por lo que la información está disponible, y al acceder a ella podemos aplicarla a nuestro accionar concreto.

 

Elaborado por: Asemafor Ltda.

Fuentes de información:

 

CIREN. (2010). Determinación de la erosión de los suelos de Chile.

Grosse Werner, H. (2011). Apuntes "Silvicultura del Bosque Nativo".

Martinic Beros, M. (2005). De la Trapananda al Aysén: Una mirada reflexiva sobre el acontecer de la Región de Aysén desde la prehistoria hasta nuestros días. Pehuén Editores Ltda.



© ASEMAFOR 2012. Todos los derechos reservados. | Av. Consistorial 2660 – Peñalolen | Teléfono: 02 - 2 996 3377

ConsultoriaWeb Desarrollo Posicionamiento Web